domingo, 6 de marzo de 2011

INCLUSIÓN (Por Pedro)

No me gustaba la idea, pero me gustaba ese ambiente, me agradaban las mujeres que habitaban en esas oficinas, los clientes, sus ideas, la organización. Cuando entré a trabajar al Yancana Huasy, me di con la sorpresa de que era un pedazo de vida dentro de una zona espantosa, muerta,
con caras sucias y vendedores de todo lo que podría oler mal, congestionada de gente, perros y aves muertas para ser vendidas, bulliciosa, con pocas posibilidades de salir a comer por los alrededores y con muchos, muchos, amigos de lo ajeno. Entré a trabajar al Yancana Huasy, ese centro color verde, con esa puerta que se confunde con los puestos de venta de películas pirata.

No me gustaba la idea, pero ya estaba dentro, con 8 mujeres y un varón como compañeros de área. No me gustaba la idea, pero ya tenia en mis manos el material de trabajo, la espada que me permitirá lidiar con los profesores incapaces, los padres de familia enfermos y estresados, la sociedad que le importa una verdadera mierda la calidad de vida que nuestros congéneres con discapacidad puedan tener o no. Esa espada tiene la forma de 5 niños, tiene sus problemas, tiene a sus madres que aun no entienden la dimensión del problema, tienen a sus padres que creen que gastan su dinero en vano, tiene, mi espada, la forma de esos incompetentes profesores y directores de colegios que aun no entienden que la palabra INCLUSIÓN no significa tener arrimados a aquellos niños que tienen problemas más allá de cualquier superstición o de cualquier etiqueta pseudo clínica. 

No me gustaba la idea hasta que los conocí, me ensucié los zapatos y puse a verdadera prueba mi capacidad de orientación espacial para poder ubicar esos colegios, sus casas, sus vidas. 5 niños que marcarán mi vida y reafirmarán que a lo que quiero dedicarme en la psicología es la psicología de la discapacidad. 

Martes, jueves y viernes son los días en los que aprenderé lo especial que puede ser hablar sin tener que hablar, interpretar un gesto de amor sin necesidad de entablar una efímera mirada, de aprender que hay seres humanos que pueden escapar a mi entendimiento pero que cada comportamiento que no entienda, será un motivo para amar mi trabajo, para justificar doblemente el gasto, los zapatos sucios, el perder mis cosas y el tener que cargar con aquellos juguetitos que me aconsejaron cargar. 

Es una rareza sin igual en mi vida, así como son sin igual cada uno de mis compañeros en esta aventura, claro, ellos con más experiencia, pero qué bien me hacen saber que soy parte del equipo, que bien me hacen saber que no estoy en ese grupo en vano... Se supone que escribiría muchas letras más, que escribiría sobre las ayudas que perdí y las que quiero recuperar, sobre las personas que me hablaban del tema de "NO SE LE LLAMA DISCAPACIDAD!!!", pero gracias a los dioses, ya no las tengo a mi lado. En fin, solo espero no ser la ultima vez que escribe sobre ellos.

8 comentarios:

Shadow dijo...

Demasiado cursi... un agujero en medio de la realidad. NO eres tú, es tu gemelo tarado el que escribió esto. Igual, que bueno que te vaya bien amigo.

clar0scuro dijo...

Verdad amigo Aranda, me había olvidado que tú eres el cursi del grupo, tanto en la Oficina Claroscuro como en los Maricas FC... ta bien ps. Así igual te acepto jeje.

Sandra Pamela dijo...

¡BONITO!

Anónimo dijo...

Yo, César. Una espada hecha de 5 niños me alegro que te apertures más en tu trabajo como psicólogo, ya sabes que aqui en el Yancana no se es clínico o educativo o social, somos psicólogos clínicos educativos con harta chamba comunitaria. Bien que te integres de esta forma. Saludos, nos vemos en la punta del cerro renegando con los profesores incompetentes jajaja.

Anónimo dijo...

:D

clar0scuro dijo...

De cuento, tio...cuanta novela mexicana, andas viendo? porq tan emotivo con el tema de tu internado? uhmmm... por favor regresanos al Pedro ácido del grupo, jjjaaaa...
Blen

Anónimo dijo...

Y es que para ayudar a los demás no necesitas la etiqueta de "psicólogo"... pero igual doy gracias a Dios y pido te de fuerzas para seguir, ya que también espero poder unirme a ti, no solo en una sangre, sino tambien en un motivo. Aní ohébet otaj. Aní mejaké leja tamid.
Nail.

clar0scuro dijo...

Aun encontrándome en una novela mexicana o siendo mi hermano tarado el que haya escrito esto, a la mi...da con todo, si sigo ácido o no, pues es cosa mia... Gracias Nail, no comento nada por este medio, ya sabes lo que pienso de todo esto, de todo esto que nos rodea. Aní mejaké leja tamid.
Pedro

Publicar un comentario